Psicoterapia Humanista Experiencial Transpersonal



Stanislav Grof

La Psicología Humanista se incubó a lo largo de la década de los `50 en EEUU surgiendo en forma hacia fines de esa década y comienzos de la siguiente. A poco andar algunos de sus miembros junto a nuevas generaciones de especialistas, comprendieron que los alcances del camino emprendido por el movimiento Humanista superaban con mucho los límites percibidos inicialmente. A fines de los `60 la principal figura de la corriente, Abraham Maslow, junto a un joven checo recién emigrado a EEUU, Stan Grof, y algunos otros, lanzaban una nueva corriente que llamaron TRANSPERSONAL porque tenía su afán en todos aquellos fenómenos que rebasaban las posibilidades ordinarias de la identidad personal.

Se puede entender que la corriente Transpersonal es la heredera histórica y conceptual de la Humanista y que supone un desarrollo al límite de premisas, ideas y procedimientos de esta última. El viaje emprendido por el movimiento Humanista, análogo al de Colón siglos antes, descubrió, sin pretenderlo, un nuevo territorio.

La psicología Humanista y la Transpersonal comparten numerosas ideas y gran parte de sus aplicaciones. En la práctica un psicoterapéuta Humanista y uno Transpersonal se desenvolverán de manera casi idéntica la mayor parte del tiempo. Sin embargo, en algunos momentos o en algunos casos, un terapéuta Transpersonal irá más lejos que uno Humanista. La corriente Humanista puede ser descrita como inmanente, la Transpersonal, en tanto, como trascendente. La primera no supone un cambio de paradigma, la segunda sí. Estas diferencias son sustanciales en lo conceptual y acarrea importantes consecuencias en el terreno práctico.

De esta manera, la Psicología Humanista puede ser vista como un sistema que queda incluido por entero en la Psicología Transpersonal, la cual opera como un suprasistema que reformula e integra por completo a la primera en un marco más amplio y de mayor alcance. Podría decirse que la psicología Transpersonal es una psicología Humanista que se ha trascendido a sí misma, convirtiéndose por ese motivo, en una corriente nueva y distinta que, no por ello deja de guardar un parentesco con la anterior.



Eugene Gendlin


Por otro lado, la Psicoterapia Centrada en la Persona y la posterior tradición Experiencial, desarrollada por Carl Rogers y Eugene Gendlin, respectivamente, se insertan dentro de la llamada Psicología Humanista (ya mencionada) cuyos fundadores, Abraham Maslow, Rollo May, Fritz Perls, Carl Rogers y Viktor Frankl, entre otros, señalan una dimensión de ser humano libre, que puede trascender los condicionamientos a que se ve sometido, en la consecución de su propia individualidad.

La Psicoterapia Experiencial de Eugene Gendlin, desarrollada en la década de los años 50, amplía la propuesta Centrada en la Persona, previamente elaborada por Carl Rogers en la década de los años 30. Las conceptualizaciones gendlinianas surgen básicamente de las formulaciones realizadas por Rogers en torno al fenómeno de la relación terapéutica. Se debe precisar que los conceptos explícitamente desarrollados en este trabajo son: la Sensación Sentida, el Focusing, la Relación Interpersonal, el Presente Inmediato y desde luego el Experiencing (que a su vez remite a la noción de Presente Inmediato), principio básico en el desarrollo de la tradición Experiencial.

Es importante señalar la idea central que permite entender el devenir de la teoría rogeriana, que como se sabe es el origen de toda propuesta ulterior. Esta idea se refiere a que el ser humano tiene la capacidad, latente o manifiesta, de comprenderse a sí mismo y de resolver sus problemas de modo suficiente para lograr la satisfacción y la eficacia necesarias para un funcionamiento adecuado.

En Espacio ANANTA realizamos psicoterapia HUMANISTA-EXPERIENCIAL-TRANSPERSONAL.
HUMANISTA respetando la concepción del ser humano libre, con capacidades propias para sobrepasar sus dificultades, EXPERIENCIAL poniendo énfasis en el presente inmediato y en el flujo de emociones sentidas corporalmente y TRANSPERSONAL apuntando a la trascendencia de la propia identidad humana.

Fuentes:
-Cerda, M. (2007). Cielo Azulado. Psicología y Psicoterapia Humanista y Transpersonal.
-Rogers, C. y Kinget, G. (1967). Psicoterapia y Relaciones Humanas.

Comparte en redes sociales   

Suscríbete a nuestra Lista de WhatsApp